Paseo Melancólicos ha cambiado de dirección!

Serás redirigido a la nueva dirección. Sino, entra en
http://paseomelancolicos.com
y actualiza tus favoritos ;).

Cambio de dirección

Desde el 22/07/2013 estamos en paseomelancolicos.com

Últimos artículos en www.paseomelancolicos.com

28 feb. 2013

Habrá derbi

Los jugadores del Atleti celebran el pase a la final
Habrá derbi en la final de la Copa del Rey de 2013. Derbi como los de antes, como aquella final de 1992 en el Santiago Bernabéu en la que el Atlético se impuso por 0-2 con goles de Bernd Schuster y Paulo Futre. El conjunto colchonero saltaba ayer al césped del Pizjuán con la ventaja del 2-1 de la ida.

El Cholo prefirió dejar fuera a Koke para jugar con un trivote defensivo formado por Tiago, Raúl García y, una de las claves de esta temporada, Gabi. En la defensa la baja de Godín por sanción fue suplida por Cata Díaz que jugó a un nivel aceptable.

Solo tardó 6 minutos el Atleti en sentenciar la eliminatoria. No podía ser otro, el hombre de moda, el que silenciara a la afición sevillista. Diego Costa cogió un balón en la frontal, hizo un recorte y lanzó un disparo raso ajustado al palo.

El Sevilla, guiado siempre por Navas, que sería una estrella si no diese tantas vueltas por el césped cada vez que le tocan, buscaba encerrar al Atleti en el área de Courtois. Sin embargo, en el minuto 29 llegó la puntilla. Un contraataque de Falcao y Diego Costa contra los cuatro defensas del Sevilla acabó con el balón en la red tras una galopada de Costa y un gran disparo de Falcao. Navas consiguió el 1-2 a 5' del descanso con un magistral tiro con efecto que dejó clavado a Courtois.

Diego Costa celebra el 0-1 ante el Sevilla
La segunda parte empezó con un Sevilla volcado al ataque y con el Atleti a la contra buscando el tercero. Así fue hasta los últimos 20 minutos, cuando los hispalenses cambiaron de objetivo: Courtois por Diego Costa, el gol por las patadas. Fue Medel el primero, tras una falta sobre Diego Costa le dio una patadita mientras estaba el brasileño en el suelo. Expulsado. Después fue Kondogbia el que, tras una dura entrada sobre Costa, le dio un pisotón entre muslo y testículo. A la calle también. El gol de Rakitic en el descuento no servía ya para nada.

Diego Costa fue la estrella del partido. Soberbio en ataque, controlando sus cables tantas veces cruzados y desquiciando a los jugadores, al cuerpo técnico y al aficionado sevillista. Me recuerda tanto al Cholo en algunos aspectos...

Ahora solo queda decidir si la final de Copa puede coincidir con el gran evento televisivo que es Eurovisión, si se juega en el Bernabéu, en el Calderón, en el Camp Nou o en Los Pajaritos de Soria.

Un saludo, ¡diles que se vayan!